¿Quiénes Somos?


"Inlakesh comenzó como el sueño de crear un colegio en donde nuestros hijos tuvieran la oportunidad de desarrollar todo su potencial físico, intelectual y emocional, de manera congruente y respetuosa acorde a su edad. Una frase de Gandhi “Sé el cambio que quieres ver en el mundo” nos impulso a crear este colegio y comprometernos a trabajar en él con entusiasmo y enfoque. Ahora que lo vemos como una realidad, nos damos cuenta que generar un cambio en tu vida, en tu país o en tu mundo, no es una tarea difícil, solo se requiere de amor, voluntad, enfoque y unión con las personas que comparten tus sueños. La escuela abrió sus puertas al público en agosto del 2011 con catorce familias muy comprometidas y entregadas al proyecto. Actualmente contamos con una plantilla de maestros que llevan una capacitación continua en la pedagogía Waldorf . Hoy la escuela cuenta con Jardín de Infancia y Primaria. Somos un colegio incorporado a la SEP."

Misión


Crear un espacio que propicie el actuar, sentir y pensar del ser humano, respetando sus etapas de desarrollo, reuniendo a personas comprometidas con ellas mismas, con la educación y el medio ambiente, en un genuino gesto de servir a la humanidad.

Visión


Ofrecer una filosofía educativa, basada en la antroposofía, que atienda las necesidades del sano desarrollo del niño. Crear un entorno de confianza y de respeto que permite educar la totalidad del ser humano: cabeza, corazón y manos. Reconocer siempre la existencia de un mundo espiritual. Procurar que todos los colaboradores del Colegio Inlakesh sean personas comprometidas con su desarrollo interior, en capacitación continua y con la vocación de generar un genuino amor por aprender.

Videos

Jessica Aranalde


Estoy convencida que el miedo es nuestro peor enemigo. Completé mis estudios siempre muy asustada por pasar con buenas calificaciones y fui muy buena alumna. Mi resultado en la edad adulta es reconocer que no pude retener toda la información que me aprendí de memoria y perdí la capacidad de descubrir y el gusto por aprender todos los días.

Desde que conocí Waldorf reconecte con la capacidad de asombro, con el gusto por aprender y empece a gozar el volver a estudiar y a descubrir todos los días algo nuevo. Me di cuenta que si hay formas de aprender para la vida y no para un día. Me sentí tan respetada y protegida que pude conectar con la parte creativa y me sentí mucho mas segura de mi misma.

A partir de ahí me prometí crear un espacio donde mas niños pudieran aprender con gozo con respeto y con gusto !!

Hoy no puedo pensar en aprender de otra forma:

A través de las imágenes, del arte, de la música y del movimiento podemos hacer nuestro todo el conocimiento que necesitamos para la vida. Cuando lo compartimos con los demás se consolida también en nuestro interior.

Silvia Rodríguez


Tengo tres hijos y hace siete años, cuando empezamos a buscar una escuela para mi hijo mayor, me encontré una opción que nunca antes había pensado. Después de una larga búsqueda encontré la pedagogía Waldorf y comencé a leer e informarme. Todo lo que vi hizo mucho sentido y supe que por fin había encontrado lo que estaba buscando. En 2010, la oportunidad de abrir una escuela tocó a mi puerta, era la escuela que había yo soñado para mis hijos y para muchos niños más. El camino no ha sido fácil, ya que a veces he tenido que luchar contra corriente. Pero hoy me doy cuenta, que el perseguir tus sueños no siempre es fácil, pero puede ser muy satisfactorio.

Hoy percibo un mundo insatisfecho con múltiples oportunidades para cambiar algunas o muchas de las cosas que nos lleven por nuevos caminos. Ser mamá me ha hecho ver que la educación es el mejor regalo que le podemos hacer a nuestros hijos. Para mí ese regalo se resume en permitirle a los niños ser felices, disfrutar su infancia que dura tan poco tiempo y proveerlos de un espacio seguro y amoroso donde puedan fortalecer la semilla única que cada uno lleva dentro. El día de mañana ellos podrán aportar entonces al mundo, lo mejor de ellos mismos.

En nuestra escuela permitimos a los niños "Recuperar la Imaginación" que el día de mañana se convertirá en un pensamiento lógico y creativo, para dar soluciones óptimas a los nuevos retos que cada día enfrentamos en este mundo.

Los seres humanos seguimos siendo iguales, con una mente, un cuerpo y un espíritu perfectamente equipados. Permitamos que los niños los desarrollen como la naturaleza sabiamente lo haría en perfección. Sin despertarlos antes de que estén listos, sin llenarlos de angustia, y que su desarrollo sea libre y lleno de confianza. En un ambiente cálido, donde la mente pueda pensar claramente, el corazón pueda saber lo que es correcto y la voluntad los impulse a hacer lo necesario, para vivir en un mundo armonioso, sano y feliz.

!Gracias a todos los que compartieron este sueño conmigo!

Begoña Siegrist


Si un niño crece con ganas y con gusto por aprender, se convertirá en un adulto ávido de conocimiento. Las escuelas Waldorf buscan que el aprendizaje sea siempre acorde a la edad de los alumnos y es por eso, que cada materia cobra una gran importancia en su desarrollo y les resulta interesante. Los alumnos de nuestra escuela saben que todo lo que aprenden tiene un sentido práctico para la vida.

Muchas personas nos preguntan si los alumnos del colegio Inlakesh estarán preparados para vivir en un mundo lleno de rutinas, reglas, normas y largas colas. Yo les pregunto a esas personas si piensan que el mundo, tal como está ahora, es un lugar ideal para el ser humano. Invariablemente su respuesta es no. Ahora la pregunta para ellos sería: ¿Si tuvieras la oportunidad, no te gustaría que tu hijo(a) sea una persona que aporte algo útil, novedoso y lleno de amor a este mundo?

Es un privilegio para mi ser parte de este proyecto.